Al texto original en sueco

EXTRACTO DE LA LEGISLACIÓN VIGENTE SUECA CONCERNIENTE AL CÓDIGO DE HERENCIAS PROMULGADO EL 12 DE DICIEMBRE DE 1958 (actualizada hasta SFS 2015:418)Por medio de la presente se certifica que la legislación sueca contiene las siguientes disposiciones hereditarias en lo que respecta a causante fallecido después del 31 de Diciembre de 1987:

Código de Herencias
Capítulo 2. Sobre el derecho de herencia de los parientes

Artículo 1. Los herederos directos por parentesco son los hijos del causante (herederos forzosos). Los hijos del causante reciben partes iguales del patrimonio hereditario. Si un hijo hubiere fallecido será reemplazado por sus propios hijos, recibiendo cada rama una parte igual del patrimonio hereditario. Artículo 2. Si no hubiera herederos forzosos, el padre y la madre del causante recibirán cada uno la mitad de la herencia. Si el padre o la madre hubieran fallecido, los hermanos del causante recibirán la parte correspondiente al padre o a la madre fallecidos. En lugar de un hermano fallecido, heredarán los hijos de éste, recibiendo cada rama igual parte del patrimonio hereditario. Si no hubiera hermanos o descendientes de éstos, pero estuviera con vida uno de los dos padres del causante, recibirá éste último la totalidad de la herencia. Si hubiera hermanastros del causante, recibirán éstos junto con los hermanos carnales, o los descendientes de éstos,la parte del patrimonio hereditario que le hubiera correspondido a su padre o madre. Si no hubiera hermanos carnales, y ambos progenitores hubieran fallecido, los hermanastros recibirán la totalidad de la herencia. En lugar de un hermanastro fallecido, heredarán sus descendientes. Artículo 3. Si no vivieran los padres, los hermanos o los descendientes de los hermanos del causante, la herencia pasará a manos del abuelo paterno, la abuela paterna, el abuelo materno o la abuela materna recibiendo cada uno de ellos igual parte del patrimonio hereditario. Si el abuelo paterno, la abuela paterna, el abuelo materno o la abuela materna hubieran fallecido, los hijos del difunto heredarán la parte de la herencia que le hubiera correspondido al difunto. Si no hubiera hijos del abuelo fallecido, heredará el otro abuelo paterno o el otro abuelo materno o , en caso de que también hubiera fallecido pero tuviera hijos, heredarán éstos la parte de la herencia del difunto. Si no hubiera herederos por esa rama ascendente, pasará toda la herencia a manos de los herederos de la otra rama ascendente. Lo establecido en el primer y segundo párrafo sobre los abuelos paternos y los abuelos maternos, será también de aplicación para los padres de un progenitor según el capítulo 1., 9 § código de paternidad. Ley (2005:435).

Artículo 4. No tendrán derecho a la herencia parientes diferentes a los anteriores.

Capítulo 3. Sobre el derecho de herencia del cónyuge asimismo sobre el derecho de herencia de los herederos del cónyuge premoriente a la sucesión del cónyuge que falleció último.
Artículo 1. Si el causante estaba casado sus bienes recaerán en el cónyuge supérstite. Si el causante deja herederos directos que no son herederos directos del cónyuge supérstite, se establece que el derecho del cónyuge supérstite a dicha herencia únicamente incluirá la parte de la sucesión que le corresponda a tal heredero forzoso cuando éste hubiere renunciado a su derecho en conformidad con las disposiciones indicadas en el artículo 9.
El cónyuge supérstite tiene siempre derecho a recibir de los bienes dejados en sucesión por el cónyuge fallecido, en la medida en que dicha sucesión alcanzare, bienes cuyo valor, sumado a la propiedad que el cónyuge supérstite recibió al hacerse la partición de bienes o a la propiedad privativa de dicho cónyuge, corresponda a cuatro veces la cantidad básica establecida por el capítulo 2, artículos 6 y 7 del Código de la Seguridad Social vigente al ocurrir el fallecimiento. Un testamento del cónyuge difunto no tendrá efecto en la medida en que lo dispuesto en él interfiera con el derecho del cónyuge supérstite establecido en el presente inciso. Ley 2010:1205.
Artículo 2. Si al fallecer el cónyuge supérstite está vivo alguno de los herederos forzosos del cónyuge premoriente o el padre, madre, hermanos o hijos de los hermanos de éste, la mitad de la sucesión del cónyuge supérstite deberá, salvo que esté dispuesto de otra manera en el inciso tres, en los artículos 3-5, en el artículo 6 inciso 3 o en el artículo 7 inciso 3, recaer en quienes tengan el mayor derecho de heredar al cónyuge premoriente. El cónyuge supérstite no podrá decidir por testamento sobre bienes que van a recaer sobre los herederos del cónyuge premoriente.
Si un heredero forzoso ha recibido ya al fallecimiento del cónyuge premoriente el total o parte de la herencia que le corresponde de éste, se reducirá el equivalente a ello de la parte de la sucesión del cónyuge supérstite que le corresponde al heredero forzoso.
Si lo que el cónyuge supérstite recibió en calidad de herencia de los bienes relictos dejados por el cónyuge premoriente, implicaba una parte que no era la mitad del total de dicha herencia y de los bienes del cónyuge supérstite después de realizada la partición de bienes, los herederos del cónyuge premoriente recibirán una parte igual a aquella sucesión del cónyuge que falleció el último. Ley 2005:435.

Artículo 5. En el momento de la partición de bienes, después del fallecimiento del último cónyuge, los herederos de cada uno de los cónyuges tienen derecho legítimo a recibir la parte del patrimonio hereditario que perteneciera al fallecido durante el tiempo de vigencia del matrimonio. Los herederos del cónyuge que falleció el último tendrán además derecho a recibir los bienes que este último llegara aposeer con posterioridad al tiempo de vigencia del matrimonio. Entrará también en el patrimonio hereditario todo bien inmueble, aunque el valor del mismo sobrepase la cantidad de la herencia, siempre que los herederos del otro cónyuge paguen la cantidad excedente al patrimonio hereditario.
En lo demás y por lo que se refiere al procedimiento a seguir se adoptarán las medidas pertinentesvigentes en lo establecido en la partición de bienes.

Artículo 6. Según este capítulo, si el cónyuge supérstite hubiera contraído nuevas nupcias, en el momento se su fallecimiento se dividirán los bienes habidos en régimen de comunidad de gananciales y propiedad privativa, antes de la ejecución de la partición de bienes.
Si la partición de bienes que incluye el conjunto de todos los bienes acumulados en vida del cónyuge supérstite, tiene lugar entre el cónyuge supérstite y su nuevo cónyuge o sus descendientes, a los bienes en comunidad de gananciales y propiedad privativa que el cónyuge supérstite atesorara de su anterior matrimonio, se le restarán bienes por un valor correspondiente a lo que le corresponda a los herederos del cónyuge premoriente, según lo contenido en los artículos del 1 al 4.
Artículo 9. Si al fallecer el cónyuge premoriente alguien que fuere heredero directo suyo pero no del cónyuge supérstite renuncia a la herencia que le corresponde del cónyuge premoriente a favor del cónyuge supérstite dicho heredero directo tendrá derecho a los bienes que se cónyuge supérstite deje en sucesión, conforme a lo establecido en el artículo 2. Ley 1987:231.

Golf i Spanien Golf in Spain Golf in Spain Golf in España

Hyra semesterbostad i Spanien Let a property in Spain Ferienhauser in Spanien Alquilar in España

Hyr bil i Spanien på 19 mest populära platser Car rental in 19 mayor places in Spain Autovermietung in den 19 wichtigsten ortens Spanien Coche Alquilare in España

Biluthyrning World Wide Car Rental / Rent a Car World Wide Autovermietung in der ganzen Welt