Traduccion

Al texto original en sueco

LEGISLACIÓN VIGENTE SUECA CONCERNIENTE A LA PARTICIÓN DE BIENES, RECOGIDA EN EL CÓDIGO MATRIMONIAL:

Capítulo 9. Disposiciones generales relacionadas con la Particion de bienes

Art. 1 Al disolverse un matrimonio, las propiedades de los esposos serán repartidas entre los dos por medio de una partición de bienes. Sin embargo, no es necesaria la partición de bienes si los esposos sólo poseen bienes privativos y ninguno de los dos exige la posesión de vivienda o enseres domésticos que pertenezcan al otro esposo. Si los esposos están de acuerdo, y posteriormente a haber presentado una solicitud por escrito ante la Agencia Tributaria, pueden estos repartir sus bienes por medio de una partición de bienes durante el matrimonio, sin ser necesario que se lleve proceso judicial de divorcio. Dicha solicitud ha de ser registrada en la Agencia Tributaria

Art. 5 La partición de bienes es ejecutada por los esposos en conjunto. Se debe levantar un documento sobre la partición de bienes que ha de ser firmado por ambos esposos. Si uno de los esposos hubiera fallecido, la partición de bienes será levantada por el esposo supérstite y por los herederos del difunto así como por los herederos testamentarios universales. En lo referente a los herederos y a los herederos testamentarios universales será vigente todo lo dispuesto para el esposo, a menos que se disponga lo contrario.

Referente a las condiciones de formalización véase la sentencia NJA 1994 pág. 265.
1994:265 (NJA núm: 1994:48)
28-04-1994
Todo contrato escrito levantado entre esposos por motivo de un divorcio y firmado por ambos, es considerado como ratificación de que los bienes existentes en el patrimonio matrimonial quedan repartidos entre ambos. Puesto que se considera que una partición de bienes formal ha tenido lugar, el ejecutor de la partición de bienes, solicitado por uno de los esposos, no ha sido nombrado. (---)

En principio, debe realizarse una partición de bienes formal cuando un matrimonio se disuelve, aunque ya se haya realizado una repartición de hecho de los bienes existentes. De acuerdo a lo estipulado en el Capítulo 9, art. 4 del Código Matrimonial, toda partición de bienes a raíz de un divorcio ha de ser levantada cuando el matrimonio haya sido disuelto, pero, si alguno de los esposos así lo exige, ésta puede realizarse tan pronto el proceso judicial de divorcio haya sido presentado ante el Juzgado. En el Capítulo 9, art. 5 del Código Matrimonial se establece que al hacerse una partición de bienes debe levantarse un documento que ha de ser firmado por ambos esposos.(…)
Reina total libertad de contrato entre los esposos. La partición de bienes es también, en principio, un contrato independiente entre los esposos y no forma parte, si es levantado a raíz de un proceso de divorcio, del proceso judicial del divorcio.
No existen estipulaciones establecidas por el legislador sobre el contenido del contrato de partición de bienes aparte de lo que ya se ha dicho sobre la forma escrita de la misma y de la firma de ambos esposos. La intención que se tiene con las condiciones de formalización del documento, es simplemente, que se pueda deducir del documento de partición de bienes que ha tenido lugar un reparto de los bienes en cuestión. Por motivos prácticos, sin embargo, un documento de partición de bienes, en la mayoría de los casos, debiera indicar de qué manera han sido repartidos los principales bienes y deudas de los esposos entre ellos, de la misma manera que la distribución de bienes que ha de reinar en el futuro.
El contrato firmado por escrito entre “A” y “B” no ha sido de por sí considerado contrato de partición de bienes y no se menciona en él tampoco la palabra partición de bienes. Sin embargo, no puede ponerse en duda que el documento ratifica que los bienes matrimoniales han sido repartidos y que los esposos no tienen ninguna otra exigencia el uno sobre el otro. El documento ha sido firmado por ambos esposos. Por lo tanto debe considerarse que ha habido una partición de bienes formal entre ambos. Carece de importancia que no aparezca en el documento de qué manera ha de realizarse la partición en sí.
En virtud de lo anteriormente indicado no se ha de nombrar ejecutor de partición de bienes.
La resolución del Tribunal Supremo ha sido promulgada el 28 de abril de 1994 (núm SÖ 112).

Golf i Spanien Golf in Spain Golf in Spain Golf in España

Hyra semesterbostad i Spanien Let a property in Spain Ferienhauser in Spanien Alquilar in España

Hyr bil i Spanien på 19 mest populära platser Car rental in 19 mayor places in Spain Autovermietung in den 19 wichtigsten ortens Spanien Coche Alquilare in España

Biluthyrning World Wide Car Rental / Rent a Car World Wide Autovermietung in der ganzen Welt